Antología «Nueva Poesía Costarricense». Un encuentro en la diversidad.

Entrevista con Byron Ramírez, realizada el 17 de noviembre del 2020, por Geaninni Ruiz y Erick Núñez, acerca de la publicación de la antología Nueva Poesía Costarricense.

Pueden encontrar la antología, publicada de forma digital, aquí . También pueden visitar la página de Instagram de la antología.

Erick. ¿Cómo surge este proyecto? ¿Cómo se ha gestionado? ¿Cuál ha sido su experiencia, en general?

Byron. Muchas gracias por la invitación. Para mí un gusto estar por acá y compartir un poco del proceso del proyecto con ustedes. La verdad me sorprendió mucho la invitación y es todo un honor para mí estar por acá.

La antología está gestada en colaboración con el Ministerio de Cultura, con el Departamento de Fomento Cultural, específicamente de las Becas Creativas. La idea viene de más atrás, una antología que reuniera a una serie de poetas jóvenes, a nivel nacional, y que respondiera a una serie de antecedentes, como lo fueron el Primer Encuentro de Poesía Joven Costarricense, el cual, en realidad, no era el primero, pero así se llamó, gestado a principios de este año, 2020. El cual, a la vez, tuvo bastantes colaboraciones: estuvo gestado por Turrialba Literaria y por una editorial de Nueva York, una editorial en la que publiqué mi primer libro y de la cual soy editor, llamada New York Poetic Press. Ellos se encargaron de hacer el recital. Luego llegaron otra serie de proyectos que respondían a este interés.

Se empezó a notar que había una gran cantidad de movimientos jóvenes a nivel nacional, los cuales estaban interesados en la poesía y que entendían la poesía en otra forma, diferenciada de la generación inmediatamente inferior a nosotros, la Generación Perdida, llamada así por Gustavo Solórzano. Esta serie de movimientos se diferenciaron en que principalmente eran autores menores a 33 años.

Hablando historiográficamente, existió un espacio de 7 años, entre generación y generación, en el que no es posible catalogar a ningún escritor de poesía. Algo muy interesante. De la generación anterior a las generaciones nuestras —como les digo, no es un movimiento es una serie de movimientos distintos en el que se abre un gran espectro de posibilidades—. Se buscaba poner en el panorama a esta serie de autores. También se hizo una selección, hecha por el escritor joven Marvin Castillo, que también es poeta y filólogo, para una revista literaria de México, llamada Campos de Plumas. Ahí se hizo una selección de poetas jóvenes, también menores a 33 años, tuvo bastante alcance. Luego se realizó otra selección en la revista Libroamérica, en España —con la cual tuve la oportunidad de colaborar, también—, de autores menores a 33 años, al principio no como un límite de edad establecido, sino como una cuestión casual: La autora mayor, catalogada dentro de estas selecciones tenía esa edad. Luego se propone esa idea, en apoyo de varios escritores como José María Zonta, quien, de hecho realiza un artículo para el periódico La Nación, hablando de la Nueva Poesía Costarricense, la cual es llamada Generación Crisálida, un nombre bastante debatible y que creo bastante opiniones distintas y contrariadas, en los propios autores que él catalogaba dentro de esta generación.

A raíz de todos estos antecedentes, se propone la idea al Ministerio de Cultura, al principio no directamente para participar en Becas Creativas, sino que se propone la idea de la antología. Luego, de acuerdo a esta idea, ellos mismos, el Departamento de Fomento Cultural, nos dan el chance de postularlo, o más bien, que ellos lo postularan dentro de estas becas. Se hace todo el papeleo, porque lleva una justificación de fondo, que responde a estos antecedentes, y se aprueba el proyecto. Entonces, este busca responder a todos estos antecedentes que son, como te digo, una serie de movimientos, de diferentes esfuerzos, tanto colectivos como individuales, que se vienen gestando en autores jóvenes, desde hace aproximadamente hace dos años, pero que tuvo su punto de apogeo, su mayor cantidad de actividades, de publicaciones, en el año 2020. Una cuestión significativa considerando el año tan convulso en que vivimos.

E. ¿Cuál fue la manera de encontrar a estas personas? Me parece interesante hablar de en qué momento del proceso, entre contactar al Ministerio de Cultura y publicar, surge la compilación. Tengo entendido que fueron más de 150 personas las que llegaron a contactarse con usted.

B. Sí, fueron bastantes personas. Se hizo una convocatoria, luego de que fuera aprobado el proyecto, dentro del panorama de becas, de financiamiento, que tenía dicho departamento. Se aprueba y se me encarga dirigirlo. Entonces estuve encargado de delegar las diferentes funciones del proyecto. Una de esas funciones fue la de la convocatoria: se propone una convocatoria a nivel nacional. El problema fue cómo llegar a diferentes poblaciones jóvenes a nivel nacional, cuando los medios de comunicación más relevantes no están interesados, ni en el sector cultural ni en el sector literario, y mucho menos en el sector literario joven. Al final, se tuvo el apoyo de revistas literarias, internacionales, curiosamente. Ayer hablada de esto con un amigo: A veces se interesen más medios de comunicación internacionales a medios de comunicación nacionales; los periódicos de acá están bastante desinteresados en a conocer estos espacios, estas oportunidades, a pesar de que se les pidió la colaboración.

Lo bueno de todo esto, que al final salió bien, por suerte, fue que los medios de comunicación, en los cuales se hizo la convocatoria, no eran muchos, pero sí tenían públicos cercanos a la población objetivo. También se tuvo el apoyo, por ejemplo, de la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Letras, de la Universidad de Costa Rica, se tuvo el apoyo de revistas literarias internacionales que tienen bastante público nacional, y bueno, las redes sociales.

La convocatoria tuvo aproximadamente una apertura de un mes, porque el proyecto no fue pensado directamente para Becas Creativas, no se dio a conocer su aprobación junto con las Becas Creativas, sino que se dio posteriormente, como 15 días después y ya estábamos con el tiempo en contra. Un mes de convocatoria y se llegó a muchas comunidades nacionales, por medio de la virtualidad. Se recibieron más de 160 propuestas, de las cuales solamente 116 eran válidas, por diferentes razones, porque la convocatoria tenía requerimientos que eran ser nacional o nacionalizados, tener menos de 33 años y enviar una biografía, una fotografía y los poemas. Por estas diferentes razones, porque eran personas que en su mayoría no eran nacidas en Costa Rica y tampoco habían vivido acá, se tuvieron que descalificar: se les comunicó que era una antología que tenía un enfoque y que tenía en mente a autores nacionales o nacionalizados. Entonces ahí se quedaron por fuera a varias personas, otras se quedaron por fuera por el tema de la edad. Al final era una antología enfocada en un sector de la población, como la mayoría de las antologías enfocadas en diferentes parámetros.

De las 116 propuestas válidas, mediante una selección, se escogieron 40 autores, 20 autoras y 20 autores. Esto cambia y al final la antología queda con 42 autores, autoras y algunas personas que no determinaron su sexo. Se hace una selección con un jurado de acuerdo a la calidad de sus textos, cumpliendo con los requerimientos previos.

E. ¿Se cumplió con el alcance deseado? ¿Se logró tener una buena representación demográfica?

B: Sí, bueno la sorpresa fue bastante grande, porque se recibieron propuestas de muchos sitios, se pensaba que con los medios que teníamos a disposición para hacer la convocatoria no iban a llegar, se estuvieron propuestas desde San José, Cartago, Heredia, es decir, la GAM. Sin embargo, también de otros sitios del país como Limón, Golfito, Puntarenas, Jacó, de Guanacaste, de Liberia, de Nicoya; se tuvieron propuestas de comunidades indígenas y una gran cantidad de sectores bastante variado y esto es una sorpresa positiva.

Lo menos que uno quiere es que la antología sea, no sé, de alguna manera se enfoque nada más en la GAM, que es un sector de un sector de alguna manera culturalmente privilegiado comparado a sectores lejos este centro cultural, y que históricamente se han quedado por fuera de actividades artísticas, de capacitaciones artísticas y de proyectos como este, por cuestiones de lejanía por cuestiones de desinformación, por diferentes factores.

Esta antología logra romper un poco con esa dinámica histórica de proyectos anteriores y se postula como una de las antologías, en primera instancia, más grandes a nivel nacional relacionadas al tema de la poesía.

Luego una de las antologías más variadas porque no solamente está la cuestión demográfica, está la cuestión de estilo. Incluso una antología que se basó en población joven, en el año 2000 aproximadamente, sin embargo, la cual respondía a unos intereses estilísticos o una corriente y que en su momento se consideraba vanguardia, que estaba en oposición al trascendentalismo y otras cuestiones. Ahora, lo que se buscaba demostrar que las generaciones de ahorita no se encuentran delimitadas por una corriente, sino que más bien son distintas corrientes, distintos movimientos, con distintas maneras de concebir el arte, desarrolladas al mismo tiempo de la mano que yo puedo compartir, por ejemplo, espacio, como un taller, y no necesariamente coincidir con la visión poética de mis compañeros o mis compañeras.

Se pensó que el jurado estuviera a cargo de personas muy variadas, es decir, romper con esto que pasa mucho en certámenes literarios, por ejemplo, el jurado que responde solamente a un gusto estilístico determinado y, por ende, la selección de los ganadores responde también a ese gusto estilístico. ¿Cómo romper con eso? Entonces, se buscó personas que incluso pensaran de forma contraria; se busca un autor que esté de acuerdo con un con estilo urbano del realismo sucio, otro que esté de acuerdo con una cuestión más trascendentalista o solemne, otro que esté intermedio entre esos dos…

Se buscó un grupo bastante variado que hizo que la selección fuera muy variada. Al final lo que se buscaba era romper con esto de que generación debe responder a una corriente a un estilo y determinado, cuando más bien la posmodernidad y la época contemporánea en que vivimos se diferencia de otras épocas por lo contrario, por la no delimitación por el cuestionamiento de las verdades absolutas, el cuestionamiento de los conceptos absolutos.

Entonces, creo que la antología lo logra, al recopilar una gran cantidad de autores y autoras que no necesariamente coinciden en un solo punto ideológico alrededor de la poesía o que se desarrollan en diferentes espectros del panorama, al final se trata de ver la poesía como un gran espectro de posibilidades donde el autor no está necesariamente obligado a responder a una corriente, sino que puede desarrollar su propia obra desde su propia visión del mundo, desde su propia concepción del arte, desde sus propios intereses ideológicos.

Poema de Pamela Monge. Imagen tomada de la página oficial de la antología: https://issuu.com/antologiapoeticacr/docs/antolog_a_beca_creativa_mcj

Geaninni: Si nos podés ampliar qué temáticas pueden encontrar los lectores o qué líneas van a encontrar los lectores de esta antología. Como bien has señalado, es una antología que es diversa y que es plural, que busca justamente no ponerse con un sello y decir “está la corriente estética que seguimos”. Pero, para los lectores, ¿cuáles son algunas de las temáticas o relaciones entre los distintos autores que se pueden encontrar?

B: Claro. Es posible ver diferentes temáticas en la misma antología, incluso diferentes temáticas en el mismo autor. Algo que diferencia también a nuestras generaciones es que yo mismo autor puedo trabajar diferentes temáticas y hasta diferentes estilos en un mismo libro: pueden haber dos poemas incluso que se contradigan porque la contradicción al final es parte del cuartel del arte, es parte de la vida humana. En la antología es posible identificar temáticas feministas; temáticas relacionadas a la cosmovisión indígena, por parte, por ejemplo, del autor Leonardo Cabrera; otros autores que trabajan la cuestión de la ciudad, la vida urbana de la ciudad, como Christopher Solano; otros autores que trabajan la familia, la familia como un punto de análisis poético. Al mismo tiempo remitir a factores universales como la muerte, como el amor, etcétera; como lo hacen Marvin Castillo o Pamela Monge; otros autores y autoras que trabajan una estructura más relacionada a lo onírico a la cuestión de la referencia, se remite a elementos exóticos, exotistas, como la poesía de Ignacio Arú; poesía intimista; poesía erótica como lo es hace Madelyn Soto; se remite igual a elementos que han estado presentes siempre desde la antigua Grecia, en relación con la literatura como la muerte, como el amor, que son al final tópicos que se repiten a lo largo de la historia, pero trabajado de una manera distinta trabajado desde la propia voz del autor. Es posible ver poesía rimada, poesía que juegue con los espacios del poema, poesía que usa mucha metáfora o poesía que no usa casi metáfora. Es posible ver autores que se van por una tendencia más tradicional del verso incluso sitúan el poema en el centro de la página, algo muy tradicional que viene de la poesía española; y otros poemas que dispersan el poema en diferentes espacios de la página, jugando con las con las grafías, con los espaciados, tratando de hacer otro juego significativo.

Entonces, es un espacio de bastante variedad tanto estilística como temática y es posible encontrar todos estos tópicos y otros que remiten totalmente a la actualidad como cuestiones sociales, como cuestiones de denuncia social y denuncia hacia el machismo, denuncia hacia el patriarcado, denuncia a la xenofobia, denuncia social. Siento que cualquier lector, indiferentemente de sus gustos literarios, va a encontrar ahí algún autor o algún poema que responda a su manera de concebir la poesía.

Al final lo que se busca con esta antología es un reflejo de la actualidad poética del país, y la actualidad poética que vive el país en las nuevas generaciones es un nacimiento en muchas esferas poéticas con diferentes pensamientos, una gran variedad de opiniones, con modos distintos de concebir la vida del mundo y el arte, pero que al mismo tiempo se encuentran relacionados, cooperan, caminan el mismo recorrido de la literatura de la mano, algo que también diferencia estas nuevas generaciones: no se ha visto en la necesidad de una lucha entre un estilo u otro , no se ha visto en la necesidad de una polémica estilística y temática con la finalidad, de definir cuál es el trabajo que se debe, o no, llevar a cabo por los nuevos escritores y las nuevas escritoras, sino que fluye todo y va de la mano.

Ojo, esto no hay que idealizarlo, pero sí siento que, a diferencia de otras generaciones, estas generaciones si conciben el trabajo artístico como una labor individual y al mismo tiempo una labor colectiva, sin tener que delimitar el trabajo poético.

G: Sí más bien muchas gracias por este resumen de lo que puedan encontrar las personas que lean la antología. Queremos preguntarte cómo es el futuro de esta escena y poética que, como bien hemos hablado es compleja, plural, y busca, de alguna manera, convivir en la diferencia. En este sentido, ¿cómo considerás que va a ser ese futuro de la escena, pensás que van a seguir estos grupos manteniéndose y desarrollando su poesía y compartiendo? ¿Cómo podemos pensar la poesía costarricense en los próximos años?

B: Ayer lo conversamos con distintas personas del mundo académico y ellos nos decían que, nunca en la vida de dedicarse al ámbito de la docencia literaria en las universidades o dedicarse al ámbito investigativo, nunca habían visto una época de tanta fuerza poética en la juventud. Es decir, siempre la juventud se ha caracterizado por ser activa tanto política como artísticamente, pero nunca en una cantidad tan grande como es lo que está sucediendo en Costa Rica. Esos comentarios los he escuchado, también, de personas incluso del ámbito internacional.

Por ejemplo, la antología, con una semana de haberse publicado ya tenía más de 2500 vistas, y, de estas 2500 vistas, solamente el 15% era de Costa Rica. Esto quiere decir, que la atención hacia la poesía costarricense joven no necesariamente viene del sector costarricense.

Esto debido a varios factores, debido a que hay una falta de atención por parte de la sociedad hacia aspectos de cultura, es muy difícil el trabajo del artista a nivel nacional; pero también indica que hay algo que está caracterizando a la poesía joven costarricense, que la diferencia de otros movimientos artísticos. En México también hay muchos actores jóvenes, que se están moviendo, y de ellos nos han llegado mensajes diciendo que cuesta mucho ver este arranque tan fuerte que está teniendo la poesía costarricense, alcanzar tantos espacios internacionales de suma importancia, como Revista Altazor, como Revista Cardenal, en México.

Actualmente se está organizando una antología de poesía joven costarricense que va a ser publicada en México. Cuesta mucho de concebir qué es lo que está caracterizando a la poesía joven de Costa Rica. Yo siento a nivel personal y, esto es una opinión totalmente individual, que es esta variedad de la que estamos hablando y esta especie de operación entre, incluso, visiones contrarias de la poesía, la cual está llevando a la poesía joven costarricense a alcanzar espacios, y que costarían alcanzar si nosotros nos enfocáramos en atacar el otro, en lugar de trabajar nuestro propia obra.

Yo siento que cada autor y cada autora joven de Costa Rica está enfocado en hacer su propia poesía, en construir su propio camino, en escribir sus propios libros, en publicar, en participar en recitales etcétera, sin necesidad de bajonear. Creo que esto caracteriza a la poesía joven costarricense. La está haciendo alcanzar diferentes puntos de importancia a nivel internacional, al punto de que varios autores de acá son leídos en muchos países latinoamericanos y ya son referencias como autores jóvenes, como autores emergentes. Porque, al final, la juventud, los autores emergentes son los autores consagrados del mañana.

Siento que si la poesía costarricense sigue ese camino que está siguiendo, el camino del trabajo literario -dejando de lado cuestiones extraliterarias que yo creo que han frenado el avance de la literatura costarricense en épocas anteriores, ese ataque entre los mismos autores nacionales que no dejan que pasen otros a otras esferas-, siento que si la poesía joven sigue ese camino puede a alcanzar grandes cosas, hasta el punto de llegar a ser una referencia a nivel latinoamericano.

Y bueno, ya se están viendo los resultados de esto, autores jóvenes muy jóvenes publicando en el extranjero recientemente. Por ejemplo, Ignacio Arú, publicando en México; Carolina Campos, va a ser publicada en Nueva York, y Marvin Castillo, también publicando en otros países; muchas y muchos autores publicando en revistas internacionales de todo el mundo desde Bolivia, Argentina, México, Perú, Venezuela. También esto se ve apoyado por las facilidades que tienen ahora con las redes digitales.

El internet forma parte esencial de lo que ahora se está manejando como un sistema de revistas literarias que se encuentran interconectadas. Es decir, uno como costarricense puede leer la poesía de México a un click, puede leer la poesía de Argentina, la poesía de Francia, la poesía de Estados Unidos; al mismo tiempo, un autor que esté en Guatemala, o alguien que esté en China, puede a un click informarse de qué es lo que está escribiendo hoy, inmediatamente hoy, en tal y tal país. Esto nos mantiene interconectados y con un constante enriquecimiento. Esto forma parte esencial de lo que ahorita se está gestando como la llamada poesía joven costarricense y está abriendo puertas importantes a festivales internacionales, puertas importantes a congresos, a publicaciones a editoriales, que de otra manera no hubieran estado interesadas.

Portada oficial de la antología. Imagen tomada de la página oficial de la antología: https://issuu.com/antologiapoeticacr/docs/antolog_a_beca_creativa_mcj

No hay que olvidar que [en la antología] la mayoría, aunque hay autores de 33 años, hay autores muy jóvenes, por ejemplo, Carolina Montalvo, que tiene 16 o 17 años, y gracias a esta antología ya logró publicar en una revista de Argentina, ya logró publicar una revista de España; y ya se está planeando el libro de ella y otro autor que se llama Dante Caliero, que también está en la antología, autores muy jóvenes de 17 años que tienen una gran voz poética, y de alguna manera nunca se les hubiera abierto tantos espacios como ahora. Dante también ha publicado en México, en revistas de México, y ahorita se está preparando para publicar su obra en formato libro.

Eso sería lo que genera que el futuro de esos autores y autoras jóvenes sea un futuro muy prometedor, lleno de reconocimiento, que es lo que ha faltado en Costa Rica. Ahora esto también hay que pensarlo como una señal también a la propia sociedad costarricense. Es complicado, porque la sociedad costarricense y no le da la importancia que merece a sus propios autores, propios artistas, sus propios cantantes, propios pintores y siento que esto puede ser el cambio al final nos toca a la juventud: no solamente intentar volver a crear un nuevo panorama de la posición costarricense, sino también intentar crear un nuevo sistema de apreciación literaria a nivel nacional.

Nos toca romper con esta insensibilidad que se ha implantado en la cultura costarricense y esta falsa superioridad, que de alguna manera responde a factores políticos o ideológicos, pero que de alguna manera nos hace creer que somos superiores a otros países, cuando nosotros mismos desprestigiamos nuestro propio arte.

Siento que por ahí puede estar el cambio, siento que la poesía joven costarricense puede ser ese punto de quiebre necesario que permita que, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, se reconozca y se aprecie mejor el arte costarricense.

E. Creo que este proyecto plantea diversas cuestiones sobre de las instituciones en Costa Rica, del manejo de la cultura, y de las necesidades de las personas artistas emergentes de romper con esos esquemas, buscar alternativas y hacerse escuchar. Para nosotros y nosotras, como revista, es un placer ayudar en lo que sea posible para conectar a las personas.

G. De nuevo, muchas gracias a Byron por compartir con la Revista Paréntesis, les deseamos lo mejor para sus publicaciones y el éxito de esta antología.

Revista Paréntesis

Revista Paréntesis ofrece un espacio de conversación de diferentes fenómenos culturales con la intención de mencionar diferentes aspectos de sus implicaciones sociales, políticas, ideológicas o su relación con la vida cotidiana y la experiencia personal de cada colaborador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *